Fundación de las Misioneras Hijas de la Purísima Virgen María.



Nuestra Vocación es Amar y Consolar


En la ciudad de Aguascalientes bajo el amparo y la mirada de Nuestra Señora de la Asunción fue fundada la Congregación De Hijas De La Pureza De María Inmaculada, el 12 de septiembre de 1903, por las Madres Julia Navarrete y Guerrero y Virginia Rincón Gallardo, bajo la inspiración y dirección del Reverendo Padre Alberto Cusco Mir de la Compañía De Jesús.


Llegaron a Aguascalientes con las Madres Julia y Virginia, 12 hermanas más, todas ellas jóvenes entusiastas y fervorosas en el seguimiento de Jesús, que las invitaba a arriesgar su vida y correr la aventura en la Construcción del Reino. Estas hermanas fueron:


  • H. MARÍA ÁLVAREZ NIETO.
  • H. PIEDAD VELÁZQUEZ.
  • H. CARMEN MONTERRUBIO POZA.
  • H. CONSUELO OCAMPO SOLOGUREN.
  • H. DOLORES MONTERRUBIO POZA.
  • H. ANA MARÍA OLAVARRIETA CARAZA.
  • H. TERESA RAMOS ARANDA.
  • H. ROSA BRIOSO VASCONCELOS
  • H. LUISA CAZORLA MORALES.
  • H. JERÓNIMA RAMOS ARANDA.
  • H. MARGARITA TORRES.
  • H. RAFAELA RODRÍGUEZ.

El Señor Obispo aceptando la fundación les pido abrieran un colegio, para contrarrestar la enseñanza protestante que se estaba dando en su diócesis. Es así como se funda el primer colegio para niñas en enero de 1904, llevando el nombre de “La Inmaculada, hoy Instituto la Paz”


El 12 de marzo de 1904, muere la H. Virginia Rincón Gallardo, cofundadora su incondicional apoyo, su brazo derecho, su secretaria; quedando la Hna. Julia completamente sola para fundar y formar la congregación cuando contaba con 22 años de edad. Podemos suponer lo que esto significo para la Madre Julia, que se aferro a Dios sabiendo que contaba con su Gracia, continuando así la obra que el Padre Mir le había confiando.


En 1908, a petición del señor Obispo la Madre Julia abre sus brazos y su corazón para acoger, proteger y cuidar a un grupo de huerfanitas del orfanatorio Casimira Arteaga; que hoy atiende aproximadamente a 60 niñas adolescentes y jovencitas.


Durante los años en q la Madre Julia fue superiora general o vicaria general, realizo 32 fundaciones las cuales en su mayoría subsisten.


Siempre que la madre Julia fundaba una obra elegía los lugares más apartados y aquellos que tenían mayor necesidad y pobreza; y cuando la fundación se hacía en alguna ciudad abría otro colegio para niñas de escasos recursos. Ella acompañaba a las hermanas a esas fundaciones como lo hizo aquí en San José Del Cabo hace 70 años, llevando a Cristo, consolando y sirviendo a las personas.


En los colegios las alumnas recibían conocimiento, buenos modales, enseñaban manualidades, daban clases de piano, aprendían a practicar los valores que Jesús nos enseño: el amor, el servicio y el perdón.


La Venerable Madre Julia fue mujer de oración, educadora admirable, catequista incansable, gran directora espiritual, mostro siempre un tierno interés por los niños, adolescentes y jóvenes, por las madres de familia, por los obreros; esmerándose en formarlos, educarlos y llevarlos a Dios.


La obra de la Madre Julia, no se ha terminado, porque es obra de Dios, ella creyó con firmeza, animo a muchos a trabajar por un mundo en el que hubiera plenitud, menos sufrimiento y muerte. Nos enseño a amar a Jesucristo, a la Virgen María y a ser fieles para dejarnos guiar por el espíritu santo.


La Venerable Madre Julia el 21 de noviembre de 1974 viviendo en Toluca, Estado de México recibe la llamada definitiva de su Señor con quien compartió el Cáliz del Dolor, a la edad de 93 años y 76 años de vida religiosa. Actualmente la congregación cuenta con 35 comunidades, distribuidas en 4 países: México, Estados Unidos, Perú Y África.


Las tareas apostólicas están dirigidas especialmente, a la educación de la niñez, adolescentes y jóvenes; se privilegia la atención a los hermanos indígenas, a la niñez desprotegida y a nuestros hermanos mexicanos y latinos que han emigrado a los Estados Unidos De Norteamérica.


En estos 110 años dios ha bendecido a la iglesia con mujeres consagradas que colaboran en la construcción de su Reino, consolando los dolores internos del Corazón de Cristo.


Misioneras Hijas de la Purisima Virgen Maria